Éxito

 

Lo dijo cuando pasaba la carroza de los osos, que daban saltitos a la vez, lo que me recordó a aquello de que si todos los chinos brincaran al mismo tiempo estallaría el planeta. Me encogí de hombros. El desfile se embalaba como una turba despeñándose por un precipicio, y Zucky se hizo un poco de pipí, y enseguida empezó a lamerme. Teníamos delante una comitiva de Eguski, seguida de una plataforma tirada (es un decir) por unos caballitos de estética parecida al carrusel, cuyo mecanismo me pareció inexpugnable. Reconocí entre quienes agitaban las bobinas de confeti a algunos de los del LL,  el bar de la calle Pelayo al que iba con Pep, y que había terminado por deprimirme. Traté no obstante de sonreír  ante  aquellos pechos envejecidos, aunque la verdad es que estaba demasiado inquieta por razones que no tenían que ver con el desfile, sino con la camioneta de los recogedores de cartón,  cuyo óxido jamás había visto refulgir bajo el sol. La camioneta recorría la ciudad de madrugada, esquivando a los coches de la policía. Ahora, en cambio, enfilaba la calle de la misma manera que cuando durante la noche los recogedores estrellaban pedazos de cartones con grapas en la cabeza de los transeúntes, sobre todo si estos eran viejos o mujeres solas. El aullido histérico de las carrozas había comenzado a quebrarse antes incluso de que la camioneta, maniobrando para no dejar paso a la poli, emitiera un fanático brillo.

(Este texto se publicó en EL CULTURAL, 02/07/2010)

Anuncios

3 pensamientos en “Éxito

  1. Es un efecto buscado. Quería describir la cabalgata del orgullo gay sin hacerla inmediatamente reconocible. Como me habían pedido un relato (y yo a esta extensión no la llamaría relato, sino microrrelato), tenía que meter algún argumento narrativo, y le coloqué lo de la camioneta a punto de lanzarse sobre la cabalgata. Son muchos elementos para tan pocas líneas, y queda muy marciano. Lo siento, no se me dan bien las distancias tan cortas, y tampoco sé negarme cuando un periódico me pide una colaboración de este tipo. No soy tan íntegra.
    Gracias por tu comentario.

  2. En todo caso, a pesar de sus deficiencias como microrrelato, no estoy descontenta con el resultado. No sé si eso se debe a que contiene elementos sobre los que estoy trabajando, y en consecuencia para mí resuena de otra manera.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s